Testimonios

 

Testimonios de nuestros graduados

"Los problemas que tenía encima, como pruebas, deberes, etc., quedaban atrás una vez que llegaba a la guardería. La alegría de los niños me contagiaba, sus risas, ocurrencias y travesuras son una buena terapia para dejar de lado el estrés. Me di cuenta que si no lograba solucionar algo el mundo no se iba a acabar y que debía dejar de dar tanta importancia a los problemas".

-Juan Ignacio López Vaca-

"Un cambio en la realidad social del país empieza por las acciones que realiza uno mismo".

-Paulina Endara-

"Ayudar a la comunidad ha sido una experiencia enriquecedora para mi vida personal y profesional, ya que, 'abres lo ojos' a una realidad latente que se encuentra a tu alrededor. Te das cuenta que pequeñas acciones pueden contribuir activamente al desarrollo de la población vulnerable del país y te incita a ayudar aún más en el futuro, ya sea, a través de nuevos voluntariados o la creación de proyectos de Responsabilidad Social que tengan un alcance a largo plazo".

-Paulina Endara-

"Una de las experiencias que viví durante mi pasantía fue cuando realizamos juegos de cartas. Casi siempre jugábamos 40, el cual todos disfrutaban y les traía gratos recuerdos. Fue muy emotivo ver que a pesar de las enfermedades que ellos afrontan, en un simple juego pueden llegar a dejar a un lado todo eso y disfrutar del momento. Con aquello aprendí que siempre debemos valorar la vida, ya que con pequeños detalles mucha gente llega a ser muy feliz".

-Jonathan Nagao-

"Este semestre finalmente tome la pasantía a la comunidad PASEC. Había sido una clase que aplacé lo más posible durante mi vida universitaria, ahora me arrepiento. Pero más que arrepentimiento, de las pocas horas que pude pasar con las personas de mi fundación, me llevo una gran experiencia de vida. Las horas de servicio las realicé en un colegio, pero no un colegio convencional, solamente funciona los sábados y se dedica ayudar a personas adultas a terminar sus estudios de bachillerato. Tuve la oportunidad de asistir a la graduación de la tercera promoción de alumnos de este colegio y como uno de los asistentes dijo en su discurso: “Nunca he asistido a una graduación tan emotiva”. Ver que personas adultas, todavía se preocupan por su educación básica y comprenden que sus estudios son una oportunidad de desarrollo, fue bastante motivador. Al acabar esta experiencia, todos hablan de sus fundaciones como propias y la verdad es que así me siento con el colegio. Ahora formo parte de aquella comunidad de profesores y alumnos pero para mí son amigos de los cuales aprendí mucho más de lo que yo les pude enseñar".

-Marcelo Ayala-

"Trabajar con la comunidad es de verdad enriquecedor y más aún si se lo realiza con niños de escasos recursos. Mis horas de servicio las realicé en la Fundación Solidaridad y Acción (ASA), ubicada en Carcelén en un centro de deberes dirigidos para niños. Al comienzo como en todo estuve un poco nerviosa, pero en realidad el trabajo de cerca con la gente de tu país que te necesita fue maravilloso. A los pocos días de trabajo los niños recordaban mi nombre y eran muy cariñosos, de modo que me sentí a gusto pronto y logré ayudarlos con mis conocimientos en los deberes y con mi alegría para los juegos, nos divertíamos mucho y aprendíamos juntos tanto ellos como yo. La experiencia fue muy buena aprendí a ser más paciente y a compartir con ellos y a ser desprendida de las cosas, debido a que ellos de lo poco que tenía te lo compartían. Observé realidades duras en los niños y di gracias a Dios y a la vida por las oportunidades que tengo y por las comodidades que antes no valoraba. Definitivamente es una buena opción realizar trabajo comunitario, por lo que les recomiendo que vayan a trabajar siempre alegres y dispuestos, porque hay gente que necesita de ti.".

-Verónica Yumiceba-

Comentarios de nuestros profesores

Germán Maldonado

"Aprendizaje y Servicio ha sido en este tiempo un reto genial y una experiencia refrescante como profesor. He sido testigo de transformaciones radicales de seres humanos. Por una parte, he notado la seguridad de mis estudiantes al ser conscientes de la calidad de los estudios que reciben y sentir la amplitud de la comprensión del mundo que les ha dado en este tiempo las Artes Liberales. Descuben que ven el mundo de una manera única, gracias a las herramientas que tienen. Por otra parte, estos varones y mujeres libres, a través de las horas de servicio, comprenden la realidad de su país, conocen a su gente y sus necesidades; asumen su entorno como propio, y con emprendimiento e innovación se sienten capaces de ser agentes de un cambio radical de las estructuras de pobreza y dependencia que se han entramado en Ecuador. Aprendizaje y servicio es como una mirada de esperanza de quienes creen que se puede construir un país mejor, porque ya lo han hecho con sus manos.".

-Germán Maldonado-

Ir Arriba